Perú campéon Sub15 en Bolivia

Las finales no se juegan, se ganan, gran verdad. Colombia dominó mas, pero nosotros tuvimos una en el segundo tiempo y pum, a festejar, 10 minutos después éramos los campeones de Sudamérica, justos campeones, fuimos los mejores. Estos muchachos la tienen clara, sí, tienen 15 años, pero esto no lo olvidan más.

Tampoco lo olvidaremos nosotros, la fiel hinchada que siempre está, la que siempre va a dejar todo en la tribuna esperando una sola cosa a cambio: la alegría de poder gritar un gol peruano.

Esta vez recibimos mucho más, un título, una inyección de confianza, de esperanza en nuestro fútbol, es el inicio de un largo recorrido, los muchachos lo saben, está en ellos llevarnos más lejos aún.

Se viene una serie de post con anécdotas inéditas, fotos y videos de lo que nos dejó este título peruano.

 ARRIBA PERÚ CARAJO

El capitán de nuestra Selección, nos esperó para la foto del año. Grande.

El capitán de nuestra Selección, nos esperó para la foto del año. Grande.

Anuncios

The Strongest – Bolívar: El clásico paceño

Gloriosa Ultra Sur

Pocas ciudades del mundo transmiten tan buena energía como La Paz, tiene mística, magia andina y emana cultura por todas partes, impresiona desde que llegas y no dejas de sorprenderte hasta el último día de estancia. No podría terminar pronto si me pongo a hablar de los atractivos que tiene este hermosa ciudad, que van desde formaciones rocosas de hace millones de años hasta modernas construcciones a lo largo de la ciudad, sin embargo, sí voy a contarles sobre algo que, estoy seguro, pocos extranjeros disfrutan y para la gran mayoría pasa desapercibido: el clásico del fútbol paceño.

Este clásico lo disputan los dos equipos más populares de la ciudad, el histórico The Strongest y el pujante Bolívar, ambos clubes tienen cosas de las que pueden sentirse orgullosos, tricampeonatos, finales de copas internacionales, buen nivel actual, grandes hinchadas, buena masa societaria, entre otros muchos detalles, no hace falta decir más, son dos grandes de América.

Sigue leyendo

Clásico en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)

Guiado por esa pasión especial que sólo el fútbol es capaz de generar, hace poco elaboré un listado de todos los clásicos de Sudamérica a los que quiero asistir (los cuales publicaré en una entrega futura) y que poco a poco voy completando, en parte aprovechando la coyuntura de viajes que me ha tocado por dicha tener y también haciendo esfuerzos de viajar exclusivamente para asistir a los partidos, todo un placer.

Me gustan mucho los clásicos porque siempre están llenos de mística y anécdotas, además de estar envueltos siempre en una atmósfera de máxima pasión por parte de las hinchadas respectivas. Cuando estoy en Lima soy asiduo de ir a la tribuna y el clásico es siempre el partido que todos queremos ganar, un equipo no vive sin su clásico rival, es la simbiosis aplicada al fútbol.

Sigue leyendo

Con La Blanquirroja en La Paz – Bolivia

Cuando de niño mi papá me llevaba al estadio a ver los partidos del Cienciano jamás imaginé el nivel de apasionamiento que llegaría a desarrollar por todo el mundo del fútbol. Todo el conjunto de sentimientos que uno llega a desarrollar hacia el equipo del cual uno es hincha es, sencillamente, inexplicable. El amor por los colores, el llevar la camiseta en la piel, el sentirse parte del equipo, el saberse importante y entender que nada sería lo mismo sin uno, por el aliento, por el apoyo, el empuje, las ganas, el corazón que uno deja desde la tribuna siguiendo cada jugada en la cancha donde corresponda. Mi club y mi selección, Alianza Lima y Perú. Como dice la canción, a donde vayas te seguiremos, donde tú juegues siempre estaremos.

Comento todo esto para generar un poco de contexto sobre esta historia y no piensen que estoy un poco demente, sino que se trata de una de mis grandes aficiones, sino es la que más. Amigos, hoy les quiero hablar de mi expedición a Bolivia para el partido de la selección peruana en dicho país, jugado el 12 de Octubre del 2012, válido por las Clasificatorias al Mundial Brasil 2014. Particularmente debo reconocer que Bolivia me encanta, es un país lleno del misticismo andino que me atrapa y me pone contento, especialmente La Paz, ciudad a la cual enrumbaría para alentar a la blanquirroja. Sigue leyendo